Fuerte repunte: El río Gualeguaychú ya superó los dos metros
Fuerte repunte: El río Gualeguaychú ya superó los dos metros

Comenzó el jueves con una altura de casi 70 centímetros y por la tarde había duplicado esa medida. En la mañana de este viernes ya superó la barrera de los 2 metros, y los pronósticos indican que durante el fin de semana continuará subiendo.

Tal y como estaba previsto, el cambio de los vientos no sólo trajo una baja en la temperatura sino que además comenzó a mostrar al río Gualeguaychú con una apariencia un poco más normal de lo habitual. Luego de que el miércoles hubiera llegado a la insólita altura de 28 centímetros, el jueves amaneció con una altura de 66 centímetros y por la tarde ya superó el metro.

En la mañana de este viernes, el río superó la barrera de los dos metros en el puerto local.

“Empezaron a rotar los vientos hacia el sector sur. Esto hizo que subiera el nivel del río, y esta suba va a seguir acrecentándose en las próximas horas porque los pronósticos indican que los vientos van a seguir soplando desde el sur sudeste hasta, por lo menos, el sábado", explicó el especialista en el tema Daniel Hernández, que agregó que "Las ráfagas van a tener una intensidad de entre 30 y 50 km/h, lo que va a producir una subida en el Río de la Plata, en el bajo Uruguay y, consecuentemente, en el río Gualeguaychú”.

A pesar de que el clima bajó su temperatura y se vivieron algunos chaparrones, lo cierto es que las lluvias poco y nada tuvieron que ver con los cambios en el río: “Las lluvias fueron ínfimas. En Gualeguaychú el promedio caído fue de 12 mm, y fueron medidas similares a lo largo de la cuenca, por lo que tendrá muy poca influencia en la subida de los ríos”.

Las lluvias fueron ínfimas en Gualeguaychú, el promedio caído fue de 12 mm 

Por su parte, la represa Salto Grande, ubicada en Concordia, comenzó a erogar el doble de lo que venía haciendo: pasó de 600 a 1230 metros cúbicos por segundos y actualmente tiene cinco máquinas trabajando.

La subida del río que se espera para estos días debería dar un impase al problema de presión en la red de agua potable de la ciudad: mientras el cauce se mantenga así, a amenaza de los problemas de captación de agua deberían ir desapareciendo.

Pero una vez más, se advierte que esta tregua con la altura del río puede no ser permanente: debido a que la subida es producto de los vientos y que las precipitaciones de la cuenca son nulas, no se descarta que cuando los vientos vuelvan a cambiar de dirección el río vuelva a bajar y a mostrar medidas nuevamente semejantes a la de la bajante histórica, sobre todo si el Río Uruguay y el de La Plata siguen manteniendo su bajo nivel.